Lo que Debe Saber Para Convivir en Condominios

Recintos cerrados están sujetos a la ley 19.537 sobre Copropiedad Inmobiliaria y al reglamento interno de cada comunidad.

Consejos que le ayudarán a estar en armonía con los vecinos.

Innumerables ventajas suponer vivir en condominio, ya sean estas edificaciones en altura o casas. Una de ellas es la percepción de seguridad que se puede conseguir cuando se trata de recintos privados y cerrados. Sin embargo, elegir vivir en comunidad también conlleva algunas reglas y consideraciones que normalmente en un barrio abierto no existen, como una mayor tolerancia entre vecinos, cambio de conductas y hasta de hábitos.

Si usted y su familia están pesando comprar en un condominio, la primera regla de oro es: “Informarse y pedir la documentación en la inmobiliaria donde piensa comprar. Solicitar todo lo relacionado a esa nueva forma de vivir, porque implica cumplir disposiciones de la ley 19.537 y, además, del reglamento que es propio del edificio”. Así lo señala Jorge Wilson, presidente del Centro de Estudios Condominales de Condominios.cl, con más de 20 años en el rubro y quien conoce muy bien del asunto.

El especialista resalta que muchas familias por no documentarse sobre qué significa vivir en comunidad éstas -después de haber comprado-, se arrepienten porque se dan cuenta que la normativa fija restricciones a los propietarios, situación que no existe en los barrios de donde comúnmente provienen. “Por ejemplo, que la comunidad en su conjunto decida que no se pueda tener mascotas o que no se pueda meter ruido a cierta hora”, argumenta Wilson.

El ejemplo anterior, emana de un reglamento interno de copropiedad. Wilson explica que dicho documento se origina primero en la inmobiliaria.

Cuatro Claves

Al menos cuatro son los consejos relevantes que Wilson entrega a las personas para poder vivir en armonía: “Primero, informarse cómo es vivir en comunidad y leerse el reglamento de copropiedad. Segundo, la capacidad de tolerancia es importantísima. Saber que lo que uno hace puede molestar a los demás y lo que otros hacen también”. En este punto la máxima que dice que los derechos de uno terminan donde empiezan los del vecino cobra mucha importancia. “La recomendación es intentar ser buen vecino, eso significa tratar de conocerse, dado que todos tienen distintas realidades, y así como yo necesito hacer una fiesta, el día de mañana le tocará a mi vecino”. Por último, Jorge destaca la participación en la comunidad y la capacitación como los otros dos consejos que se deben tener en cuenta.

Y por si hay dudas, todo lo anterior, también es aplicable a condominios conformados por casas. “Pese a que hay una leve diferencia desde el punto de vista de la realidad física entre una casa y un departamento en altura, desde el aspecto legal es exactamente lo mismo”, resalta el Presidente de Condominios.cl. Para el experto, la comunicación a través de edificios en alturas es más compleja en el tema de los ruidos. “En cambio en condominios de casa suele ser más fácil por que hay más espacios en el terreno o jardín”, finaliza.

Para más orientación, el sitio web condominios.cl tiene a disposición el documento “Las 10 reglas de oro del copropietario”.

También, en la página web: www.minvu.cl, del Ministerio de Vivienda y Urbanismo, sección “Preguntas Frecuentes”, podrá encontrar información sobre la ley 19.537 de Copropiedad Inmobiliaria. Por ejemplo: qué es un condominio de copropiedad o cómo se organiza la vida dentro del mismo.

No es lo mismo vivir en una casa en el cerro sin vecinos, que hacerlo en comunidad con un lote de personas.

Para evitar conflictos, los habitantes se ponen de acuerdo y fijan normas de convivencia que todos deben respetar.

Fuente:

lacuarta.cl

Volver